Un beneficio principal de la auditoría continua es que el fraude se puede detectar más rápidamente. Las técnicas de auditoría continua ayudan a la función de auditoría a reducir el uso de recursos de auditoría a través de la recopilación continua de pruebas. Este enfoque ayuda a los auditores de IS a identificar el fraude de manera oportuna y permite a los auditores centrarse en los datos relevantes.